Los profesionales del marketing saben bien que el objetivo principal es despertar emociones en el consumidor, para ello deben acercarse a la psicología. Se analiza el comportamiento del público potencial para diseñar estrategias atrayentes que les inciten a adquirir el producto.

Antes de la venta, y para que esta sea efectiva, se debe realizar un proceso cada vez más segmentado y especializado y, por tanto, más complejo. El grupo consumidor, cada vez más heterogéneo, cada vez tiene más posibilidades de comparar calidades y precios de productos semejantes.

Justo ahí es donde entra en juego la imagen de la marca. Cuando una empresa logra una buena imagen y la sostiene en el tiempo, los buenos resultados se mantendrán también a largo plazo. El objetivo se basa en construir una relación mental, que asocie nuestra empresa con la calidad, en la cabeza del público.

Los colores son un aspecto psicológico fundamental. Cada color provoca una serie de emociones y, por lo tanto, se debe elegir minuciosamente entre la gama en relación a aquello que queremos transmitir.

Según un estudio de Institute for Color Research, un consumidor es capaz de juzgar un producto en tan solo minuto y medio desde que lo conocen, y entre un 60% y un 80% de ellos harán una valoración del producto en función de su color, por eso los expertos en mercadotecnia lo tienen tan claro a la hora de estudiar los colores que usarán en la creación de una marca o en una campaña publicitaria (Gestión ORG, 2018).

Ahora que ya sabes lo importante que es la elección del color en lo relativo a tu marca, ¡sé cuidadoso al elegir cuál es el más indicado!

Si tienes dudas, ponte en contacto con nosotros. ¡En CPP te aconsejaremos y te daremos las respuestas que más se adecúen a tu empresa!

Visita nuestra página web: https://cpp-publicidad.com/